Daniel Camargo el asesino del charquito

Daniel Camargo sádico asesino

Daniel Camargo fue un psicópata y asesino en serie. Se estima que violó y mató a más de 150 personas entre jóvenes y niñas. Estos hechos ocurrieron en Colombia y Ecuador entre los años 1967 – 1986.

Este maniaco nunca mostraba remordimientos por sus crímenes, al contrario, le daba placer. Elegia victimas jóvenes y como dormía en la calle, atacaba a aquellas mujeres que se iban solas a su trabaja o a la escuela.

Cuentan que Daniel Camargo sentía un odio muy grande contra las mujeres, escogía víctimas de clase baja y se aprovechaba de ellas por su situación”.

Los crímenes y violaciones que cometió este hombre fueron realmente horribles. Descubre con nosotros las atrocidades causadas por Daniel Camargo. Te daremos detalles de la infancia, crímenes y castigos, cómo actuaba, encarcelamiento final y muerte.

Infancia de Daniel Camargo

primeros años de Daniel Camargo

Daniel Camargo Barbosa nació el 22 de enero de 1930 en Cundinamarca Colombia. Su madre murió cuando él era un niño pequeño, aproximadamente a la edad de un año. Su padre era autoritario y emocionalmente distante, imperioso nunca mostró sentimientos por su hijo.

Fue criado por una madrastra que tenía problemas para concebir hijos. Esto la convirtió en una mujer con desequilibrios, que abusaba de Daniel Camargo. En ocasiones lo castigaba, a veces, lo vestía como una niña, convirtiéndolo en una víctima del ridículo frente a sus compañeros.

Fue un estudiante destacado, pero su educación se vio truncada por el trabajo. Desde muy pequeño tuvo que ayudar a sustentar a su familia. Estudios psicológicos indicaron que era un joven sano pero cruel, con inclinaciones sádicas y criminales.

Crímenes y castigos 

Crímenes del violador asesino

Daniel Camargo se casó con una mujer llamada Alcira y tuvo dos hijos. Matrimonio que finalizó en el año 1967 cuando encontró a su mujer siéndole infiel con otro hombre. La infidelidad de su esposa ocasionó en Camargo culpara a las mujeres de todos sus males.

Después se enamoró de otra mujer, se llamaba Esperanza y tenía 28 años, con quien planeaba casarse. Sin embargo, descubrió que no era virgen e hizo que Camargo desistiera de la idea de contraer matrimonio con ella.

Esto influyó profundamente en Daniel y trató de llegar a un acuerdo con Esperanza, donde él no la abandonaría si ella lo ayudaba a encontrar mujeres vírgenes para satisfacer sus instintos sexuales. Así comenzó su período de cooperación criminal.

Esperanza se convirtió en cómplice de Camargo, arrastrando a jóvenes a un apartamento con falsos pretextos, les daba drogas y pastillas para dormir. Camargo aprovechaba y las violaba sin obstáculos.

Daniel violó a cinco chicas, pero no mató a ninguna de ellas. La quinta víctima contó lo que le sucedió, y Camargo junto a Esperanza fueron arrestados. El 10 de abril de 1968, Daniel fue condenado por violencia sexual en Colombia.

El juez condenó a Camargo a tres años de prisión. Sin embargo, un nuevo juez nombró ocho años. Después de cumplir su condena completa, Daniel consiguió un trabajo como vendedor ambulante.

Un día, al pasar por la escuela, secuestró a una niña de 9 años, la violó y la mató para que no lo denunciara a la policía. Daniel Camargo fue arrestado el 3 de mayo de 1976 en Barranquilla, Colombia. Aunque se cree que mató a más de 80 niñas en Colombia.

Desafortunadamente solo fue acusado del abuso y asesinato de una niña de 9 años, y recibió 30 años de prisión. El plazo se redujo a 25 años; Daniel fue internado en la isla de Gorgona Colombia el 24 de diciembre de 1977.

En noviembre de 1984, Camargo escapó de la isla usando un simple bote y llegó a Quito, Ecuador. Entre 1984 y 1986 Daniel Camargo cometió al menos 54 violaciones y asesinatos en Guayaquil.

Al principio, la policía pensó que toda una pandilla estaba involucrada en esto, sin pensar que una persona podría matar a tantos. Camargo dormía en las calles y vivía de la reventa de bolígrafos, así como de ropa y artículos pequeños pertenecientes a las víctimas.

Cómo actuaba

Daniel Camargo elegía jóvenes vírgenes

Daniel Camargo seleccionaba a niñas y jóvenes vírgenes de clase baja, algunas en busca de trabajo. Se acercaba a ellas y fingía ser un extraño que necesitaba encontrar un pastor protestante en una iglesia en las afueras de la ciudad.

Les explicaba que tenía que entregar una gran suma de dinero y se los mostraba como prueba, siempre ofrecía una recompensa si lo acompañaban para mostrarle el camino. Afirmaba que era un extraño en el área y les ofrecía empleo.

Nadie sospechaba de un anciano que estaba acompañado por una niña o una joven que podría haber sido su nieta. Camargo las llevaba al bosque, alegando que estaba buscando un atajo y así evitaba sospechas de sus víctimas.

Si las chicas sospechaban y se retiraban, él no impedía que se fueran. Camargo violó a sus víctimas antes de estrangularlas, a veces las apuñalaba cuando se resistían. Después de matar de sus víctimas, dejaba los cuerpos en el bosque.

Encarcelamiento final y muerte de Daniel Camargo

el final del sádico Daniel Camargo

Camargo fue arrestado por dos policías en Quito el 26 de febrero de 1986, solo minutos después de que asesinó a una niña de nueve años llamada Elizabeth. La policía se le acercó porque presentaba un comportamiento sospechoso.

Se sorprendieron al descubrir que llevaba una bolsa que contenía la ropa manchada de sangre de su última víctima. Fue detenido y llevado a Guayaquil para su identificación. Cuando fue arrestado, dio un nombre falso, Manuel Bulgarine Solis, pero después fue identificado por una de sus víctimas de violación que había escapado.

Daniel Camargo confesó muy tranquilamente haber matado a 71 niñas en Ecuador desde su fuga de la prisión colombiana. Condujo a las autoridades donde los cuerpos de sus víctimas aún no habían sido recuperados.

Los cuerpos habían sido desmembrados. Entonces describió a las autoridades ecuatorianas la ubicación de los cuerpos y cómo se habían cometido los crímenes sádicos, no mostró remordimiento.

Después de violar a sus víctimas, a quienes había robado, lacerado y aplastado con un machete, dio una explicación cínica de sus elecciones con respecto a las niñas. Las quería vírgenes «porque lloran y gritan», lo que aparentemente le daba una mayor satisfacción.

Según Camargo, mataba porque quería vengarse de la infidelidad de su mujer. Los odiaba por no ser lo que se supone que son las mujeres. Sus víctimas eran todas vírgenes. Camargo fue sentenciado en 1989 a 16 años de prisión, la pena máxima disponible en Ecuador.

Mientras cumplía su condena en la prisión de García Moreno en Quito, afirmó haberse convertido al cristianismo. Sin embargo, en noviembre de 1994, fue asesinado en prisión por Luis Narváez Masache, primo de una de sus víctimas.


Quizás te interese...

Deja un comentario